Obesidad y ansiedad

Las emociones influyen en la ganancia de peso. De hecho, hay un tipo de apetito que llamamos hambre emocional. Consiste en comer con un objetivo diferente al de reponer nutrientes, sino más encaminado a evitar, minimizar un estado o emociones que resultan desagradables, percibiendo una sensación de compulsión o incontrolabilidad.